Evaluación

Si bien está más que claro que tenemos criterios de evaluación concretos y una evaluación externa e interna definida (descripto en el apartado de evaluación). Es importante creemos, dar nuestro punto de vista con respecto a lo que pensamos debería incluir la evaluación dentro del diseño del curso.

 Reflexión para el profesor

Antes de ver el apartado, ¿hazte estas tres preguntas?

  • ¿Cómo evalúas?
  • ¿Cuán importante es la evaluación en el proceso de adquisición de una lengua?
  • ¿Qué tipos de evaluación conoces?

¿Qué entendemos por evaluación?

Nuestro punto de partida con respecto a la evaluación es que ésta conforma un proceso integrador donde se contemplan diversas dimensiones. Estas dimensiones o vertientes tienen que ver no sólo con el análisis del proceso de aprendizaje de los alumnos, sino también con el análisis del proceso de enseñanza y de la práctica docente así como también el análisis del propio proyecto curricular.

Nos dedicaremos, en este punto, exclusivamente a la evaluación del proceso de aprendizaje de los alumnos, pero reivindicamos que la evaluación en su sentido amplio debe considerar la interrelación de las dimensiones mencionadas. Es decir su aplicación como medio para el aprendizaje de los alumnos, el desarrollo profesional de los profesores y el desarrollo del currículo.

Con respecto a la importancia del proceso de evaluación en relación con el análisis de necesidades y los objetivos del curso, cabe destacar que como lo expresa Brown (1989)

«la evaluación podría verse como un análisis de necesidades continuado, cuyo objetivo es ir depurando las ideas derivadas del análisis de necesidades inicial, de manera que el curso pueda ir mejorando constantemente al responder a tales necesidades». (en A. García Santa-Cecilia, 2000:43).

De allí que las necesidades de los alumnos se ubiquen en el centro de las decisiones que han de adoptarse en el proceso de evaluación. Es decir,

«no se trata sólo de de determinar si los alumnos han logrado alcanzar los objetivos establecidos en el programa, sino que interesa también ver en qué medida el programa ha respondido a las necesidades y expectativas de los alumnos...la evaluación está relacionada no sólo con el “producto” de la enseñanza, sino con los procesos a través de los cuales se desarrolla el aprendizaje»(A. García Santa-Cecilia, 2000:43).

La precisión de nuestras decisiones a la hora de evaluar se convierte en una de las características más importantes del proceso, sin dejar de lado los conceptos de validez, fiabilidad y viabilidad que deben estar presentes en todo proceso evaluativo.

Características de la evaluación

En nuestro diseño concebimos la evaluación como:

  • individualizada, es decir centrándose en la evolución de cada alumno teniendo en cuenta sus características individuales así como también su situación inicial;
  • integradora, contemplando diferentes grupos y situaciones y aplicando la flexibilidad en los criterios que se establecen;
  • cualitativa, en la medida que se evalúan de forma equilibrada los distintos niveles de desarrollo del alumno y se aprecian todos los aspectos que inciden en una situación de aprendizaje particular; 
  • orientadora, aportando a los alumnos información para mejorar su aprendizaje y adquirir estrategias adecuadas; y finalmente,
  • continua, atendiendo a todo el proceso.

Tipos de evaluación:

En este currículo se contemplarán tres modalidades: evaluación inicial, formativa y sumativa.

  • La evaluación inicial proporcionará una primera fuente de información sobre los conocimientos previos y las características personales de los alumnos. Este tipo de evaluación permite una atención a las diferencias y una metodología que se adapte a las necesidades detectadas. 
  • La evaluación formativa concebirá importancia a la evolución a lo largo del proceso reflejando las dificultades y progresos en cada caso.
  • La evaluación sumativa establecerá los resultados de cada período formativo y la consecución de objetivos. 
  • Además de estas modalidades de evaluación, se contemplan la autoevaluación y la coevaluación que ayudarán a implicar más al alumno en el proceso.

Instrumentos y procedimientos para el proceso evaluativo

Estas herramientas son flexibles y la utilización o el descarte de las mismas sólo se podrá concretar con el curso en marcha.

-Observación sistemática: registros anecdóticos personales por parte de los profesores y alumnos.

-Análisis de las producciones de los alumnos: textos excritos, producciones orales, resúmenes, apuntes, etc.

-Intercambios orales con los alumnos: entrevistas, diálogos, puestas en común.

-Pruebas específicas: resolución de ejercicios, pruebas de vocabulario, de gramática, presentaciones, y la  tarea final.

La evaluación final o producto final de los alumnos se basará en criterios. Lo que significa que el trabajo del alumno se evalúa, no con relación al trabajo de otros alumnos, sino mediante criterios establecidos. De acuerdo con las pautas de organización del currículo de nuestro curso y con los objetivos generales del mismo, los criterios se han organizado forma diferente de acuerdo al componente evaluado. (Para más información ver evaluación)

Para cada criterio se evaluación se han definido descriptores que se refieren a los diferentes niveles de logro. Se deberá encontrar el descriptor que exprese de forma más adecuada el nivel de logro alcanzado por el trabajo del alumno y juzgar que puntuación debe obtener el trabajo. 

All materials on this website are for the exclusive use of teachers and students at subscribing schools for the period of their subscription. Any unauthorised copying or posting of materials on other websites is an infringement of our copyright and could result in your account being blocked and legal action being taken against you.

Comentarios


Para comentar, debes acceder desde tu cuenta o suscribirte.