Corrección oral

Los errores son normales, es más, es imposible que un alumno produzca continuamente un lenguaje correcto, porque entonces estaría perdiendo el tiempo en nuestra clase, ya que no necesitaría aprender más. Al aprender una lengua se está en ese estado de "interlengua" que es necesario y normal. Vamos a tratar de la corrección oral. 

Cometer errores en el aprendizaje de una lengua es normal y necesario. Al observar los errores que cometen nuestros aumnos nos damos cuenta de cómo están adquiriendo los conceptos, de las dificultades qe tienen con las formas. Gracias a esos errores podemos oir lo que está ocurriendo en sus cerebros y de esa forma ayudar a los alumnos en su aprendizaje. Tengamos una actitud positiva y de bienvenida a los errores porque así lo percibirán nuestros alumnos también.

Corregir lo justo, en el momento adecuado y de la forma adecuada, es quizás lo más difícil para un profesor/a. Algunos profesores corrigen continuamente agobiando al alumno, quitándole las ganas de decir algo más, creando una inseguridad de que todo lo que se dice está mal, provocando una interrupción continua de la comunicación e incluso a veces causando un bloqueo. Otros corrigen demasiado poco por lo que el alumno siente que no sabe si lo que está diciendo está bien o mal, piensa que de esa manera no puede mejorar y seguramente esté en lo incierto. Sin feedback, que eso es lo que debería ser una corrección, es muy difícil mejorar.

El problema reside en que aunque podemos preparar las clases, no podemos preparar la corrección. Esta se tiene que realizar de forma espontánea, improvisada, y por eso resulta tan difícil.  Cada situación/corrección  es un caso aparte y por eso es imposible generalizar. No obstante sí que podemos reflexionar conjuntamente y tomar una serie de decisiones:

1.    Negociar con los alumnos. Debemos explicar a nuestros alumnos el papel que tiene la corrección en el aprendizaje de lenguas, escuchar lo que ellos piensan y después tomar decisiones para asentar las bases de nuestra actuación. Si quedamos entre todos que no vamos a corregir en determinados momentos, entonces a nadie le extrañará oír errores que no son corregidos. Lo que se puede hacer es que los alumnos que están escuchando escriban (si lo necesitan) lo que piensen que es incorrecto (si a ellos les molesta o interesa) para que lo pregunten después.  Nosotros debemos aprender también la costumbre de anotar algunos errores que se van cometiendo, para dedicarles tiempo en otro momento.

2.    El papel del profesor y los compañeros. Como acabamos de mencionar, a veces no se realizará un feedback inmediato a la producción oral. Lo mejor es que con nuestras anotaciones de los errores preparemos una clase posterior. De esta manera tenemos tiempo para seleccionar lo que queremos trabajar y podemos diseñar una pequeña tarea donde les damos la oportunidad a los alumnos de autocorregirse o corregirse entre ellos. Averiguaremos si los errores cometidos eran simples despistes causados por la concentración en la tarea pero que realmente conocen los términos correctos o si son errores más graves de desconocimiento a los que tenemos que dedicar más tiempo.

Si nuestros alumnos están acostumbrados a trabajar de una forma colaborativa, donde el profesor no es el centro de la clase, donde trabajan continuamente en grupos y parejas, aceptarán también de una forma natural la corrección por parte de otros alumnos.

3.    Trabajo posterior.

Son varias las opciones que existen para trabajar los errores en una clase posterior.

-  Con los errores que han cometido, se incluyen en frases y se construye una historia que entre todos corregimos.

-  Escribimos las frases con y sin errores y los alumnos en parejas o pequeños grupos tienen que elegir cuál es la correcta y por qué.

-  Se pueden escribir/ proyectar las frases que contienen los errores y decirles cuántos hay en cada una. Los alumnos intentan corregir los errores.

Corregir, hay que corregir pero se trata de qué, cuándo y por qué. Analicemos estas tres preguntas de forma más detenida:

a.   ¿Qué se corrige?

Depende de lo que se está trabajando. En principio solo se corrige aquello que ya se ha trabajado, que el alumno debería conocer. Si los errores son múltiples, debemos concentrarnos en lo más básico, más importante.

b.   ¿Cuándo se corrige?

Siempre nos tenemos que preocupar en qué estadio nos encontramos. ¿Es una tarea formal?¿Estamos tratando de fijar una nueva estructura gramatical o vocabulario? ¿Se trata de una actividad dedicada a la pronunciación? ¿Estamos corrigiendo unos deberes? En estos casos sí que tenemos que corregir porque el alumno lo espera y porque estamos atendiendo a la forma, a la precisión, no a la fluidez. Estamos centrados en la lengua en esta actividad y no importa si se interrumpe el discurso.

Si se trata de una tarea donde estamos trabajando la fluidez y el profesor está continuamente interrumpiendo, esta actuación causa una gran frustración e inseguridad. Si en ese momento el alumno comete errores, podemos simplemente anotarlos, siin hacer ningún tipo de comentario. Al igual que si necesita una palabra o una estructura gramatical irregular y la dice en la lengua común, no la lengua meta se la podemos dar sin ningún tipo de explicación. A menos que el alumno nos mire y nos pida la corrección, lo que haremos de forma rápida y sin ningún tipo de explicación, nos dedicaremos a observar y a tomar notas de sus errores. En ningún momento se debería parar la actividad para explicar ese punto gramatical. Continuemos la actividad. A veces les tendrás que indicar: " sí, ya lo he visto, tenéis dificultades aquí, pero lo podemos hablar después y yo puedo preparar una clase de “remedio” para el día siguiente".

c.   ¿Por qué se corrige?

Nos debemos preguntar a nosotros mismos por qué corregimos cuando corregimos. Asegurarnos de que no es porque se ha convertido en una costumbre sin más, que corregimos cada vez que oimos un error. Por ejemplo, cuando un alumno dice algo incorrecto e inmediatamente le corregimos nos quedamos sin saber si el alumno podría haberse autocorregido él mismo y si se trataba realmente de un error. Seguramente si el alumno está interesado en lo que está diciendo, repetirá la forma correcta que nosotros le ofrecemos sin entender o reflexionar en el porqué y seguramente volverá a cometer el mismo error. Solo corregiremos después de asegurarnos que hay un desconocimiento o un error en la comprensión, para explicar, aclarar, dar información y feedback.

d.   ¿Cómo se corrige?

El modo en cómo corrijas es muy personal. Depende de las características del grupo, del momento, del tema y de tu propia personalidad. Cada profesor tiene sus trucos. No obstante, hagas lo que hagas no olvides tener en cuenta que debes:

1. Detectar el error. El alumno se tiene que dar cuenta de que ha cometido un error.

2. Apuntar dónde está el error y si es necesario decir qué tipo de error es. Ejemplo: si un alumno dice: Yo fue por la mañana a su casa. Y el profesor repite rápidamente, yo fui por la mañana a su casa, para corregir, muy probablemente el alumno se preguntará cuál de todas las palabras que ha dicho en la frase está mal, porque no se ha dado cuenta. ¿"por/para"?. ¿"a/en"?

3. Dar la oportunidad al alumno de autocorregirse, de volverlo a decir esta vez de forma correcta. Entonces nos daremos cuenta de si es una falta o un error.

4. Tener en cuenta el componente emocional y realizar la corrección con cuidado. Dependiendo de la relación que haya entre los compañeros, a algunos alumnos no les gusta que otros les corrijan. Aceptan la corrección por parte del profesor “que es el que sabe” pero no de los otros alumnos “que sabe menos que yo”. Si conseguimos un buen ambiente en clase y sobre todo si se trabaja de una forma colaborativa, esto cambiará automáticamente. También cambiará la actitud ante el error y al miedo a decir algo "mal".

All materials on this website are for the exclusive use of teachers and students at subscribing schools for the period of their subscription. Any unauthorised copying or posting of materials on other websites is an infringement of our copyright and could result in your account being blocked and legal action being taken against you.